Chile decide entre el futuro y el pasado

Total de Vistas 53 ,  1 Vistas hoy

Santiago de Chile, 3 sep.- Los chilenos están hoy a las puertas de un plebiscito para decidir si adoptan un nuevo proyecto constitucional, elaborado por una convención elegida democráticamente, o mantienen la carta magna heredada de la dictadura.

El tema es centro de debates en estos días tanto en los medios de comunicación, como en los actos y movilizaciones masivas y hasta en el metro, los buses y los cafés.

La propuesta fue elaborada por una convención paritaria (77 hombres y 77 mujeres), con escaños reservados para los pueblos indígenas, e incorpora temas históricamente postergados como el reconocimiento a las comunidades originarias, los derechos de la mujer, la universalización de la salud y el acceso a una educación gratuita y de calidad.

En vísperas del referendo el panorama es incierto. Si se toma en cuenta a las encuestas, la opción del Rechazo ganará sobre el Apruebo, pero en los cierres de campaña el triunfo fue para los partidarios del nuevo texto constitucional.

Las imágenes hablan por sí solas. Unas 500 mil personas colmaron la céntrica avenida de la Alameda para decir sí a la nueva carta magna, mientras los detractores de la propuesta apenas reunieron a 400.

El presidente del senado, Álvaro Elizalde, llamó a respetar lo que decida la ciudadanía en el referendo de salida de este domingo.

Sobre el escenario post plebiscito, declaró que si gana el Apruebo corresponde implementar el texto y revisar ajustes y mejoras para ampliar la base de apoyo.

Si por el contrario triunfa el Rechazo, Elizalde considera que se debiera continuar con el proceso ya que la población se pronunció en el referendo de entrada, efectuado el 25 de octubre de 2020, por derogar la constitución actual.

En este último escenario no hay claridad sobre si continuará o no vigente la actual carta magna y todo va a depender del margen de ventaja que tenga una u otra opción.

Interrogado sobre el tema, el presidente Gabriel Boric declaró que, independientemente del resultado, hay un consenso sobre la necesidad de una nueva constitución y se va a trabajar en ello.

“Hay problemas que van más allá de la discusión constitucional. El alza del costo de la vida, la inflación, la seguridad, los derechos de la infancia, la educación, la reforma de salud, la reforma tributaria. Todo eso lo vamos a seguir haciendo. Si es que eventualmente ganara el Rechazo, nos demoraremos un poco más, pero vamos a llegar igual», afirmó.

(Prensa Latina)