Debate Consejo Nacional de Innovación sobre la vivienda en Cuba

Total de Vistas 61 ,  1 Vistas hoy

Foto: Prensa Latina

La Habana, Cuba, 24 dic.- El Consejo Nacional de Innovación (CNI), que encabeza Miguel Díaz-Canel Bermúdez, primer secretario del Comité Central del Partido Comunista y presidente de la República, y que sesiona todos los meses en el Palacio de la Revolución, convocó a un debate necesario sobre la vivienda, uno de los problemas más grave del país.

El mandatario llamó a no renunciar nunca al ideal de bienestar, de belleza, al confort, a la armonía entre la vivienda, el entorno y el diseño, para que nuestro pueblo tenga más calidad de vida, informó hoy el sitio de la Presidencia.

Este país tiene que lograr un fondo habitacional fuerte, que resista los embates de los ciclones cada año; no podemos seguir viviendo bajo el dilema de que cada vez que venga un huracán se pierdan miles de casas, que luego tenemos que volver a construir, añadió.

El doctor en ciencias Gilberto Quevedo Sotolongo, profesor titular de la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas, comentó que se debe tener en cuenta que el país atraviesa una fuerte crisis económica, que condiciona y limita sus posibilidades de desarrollo, pero debido a su impacto social, la vivienda y su correcta inserción en la trama urbana y rural debe considerarse entre las prioridades.

Sobre la producción de materiales para la construcción, consideró el investigador, existe una fuerte limitación en la producción de cemento por ser un alto consumidor de combustible fósil.

Aunque el país cuenta con investigaciones para la formulación de un nuevo tipo de cemento que disminuye el consumo de combustible y la emisión de dióxido de carbono, no se ha logrado introducir en la industria cementera, pese a sus grandes potencialidades, aseguró Quevedo Sotolongo.

Se deben buscar las vías, consideró el profesor, para la total introducción de los resultados que estén debidamente demostrados científicamente en el campo de los materiales de construcción.

Quevedo Sotolongo propuso la implementación de impuestos sobre la vivienda, las edificaciones y el uso del suelo. Los fondos obtenidos por el cobro de estos impuestos serían utilizados para el subsidio parcial en la construcción de viviendas.

El arquitecto Andrés Olivera Ranero, también profesor titular de la Universidad de Las Villas, reflexionó que cuando se habla de innovación, las proyecciones deben apuntar al logro de una ciudad sostenible, amigable y humana; que alcance un funcionamiento racional y una gestión eficiente y participativa.

Sobre ello inciden factores como el aprovechamiento racional del suelo, la movilidad ciudadana en su adecuada articulación con la transportación vehicular; el espacio público y su papel en la configuración de la ciudad y en la vida comunitaria; y la inserción de nuevas funciones y atractivos económicos, comerciales y turísticos, sin detrimento de los valores, imagen y coherencia de nuestras ciudades, explicó.

La expansión innecesaria y descontrolada de los núcleos urbanos encarece la gestión del abasto de agua, la solución de residuales, la energía, la transportación y los servicios comunales, alertó Olivera Ranero.

Para Dania González Couret, profesora titular de la Universidad Tecnológica de La Habana José Antonio Echeverría, se necesita rescatar el rol del Estado en la gestión de la vivienda para toda la población, que no significa financiar, pero sí gestionar para todos por igual.

Asimismo, habló de diversificar la oferta de viviendas, pero también la gestión, la ejecución, los actores que intervienen, y el financiamiento.

En otra línea del debate, la doctora en ciencias Vilma Hidalgo de Los Santos, directora general de la Fundación de Innovación y Desarrollo de la Universidad de La Habana, consideró hay que hacer un mejor uso de las instituciones públicas con infraestructura subutilizada.

La reasignación hacia el sector inmobiliario podría ser una solución, sugirió, pues a través del alquiler se apoyaría a familias de bajos ingresos, puede haber una regulación de carácter económico para ayudar a estudiantes, a matrimonios jóvenes, y a otros sectores vulnerables.

Como uno de los problemas más complicados de Cuba, calificó el Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz, la construcción de viviendas.

Lamentablemente, es uno de los programas que no marcha bien. Pero la vida nos ha demostrado que hay muchas cosas que se pueden hacer, muchas de ellas planteadas por ustedes, afirmó el Jefe de Gobierno.

En 2023, consideró, tenemos que brindar una mirada diferente a este asunto. El Ministerio de la Construcción y la Dirección de la Vivienda están haciendo análisis para rectificar la manera en que esto lo vamos a llevar, aseguró.

El Presidente de la República precisó que estamos en condiciones de vincular estas ideas a las políticas públicas sobre la dinámica demográfica del país, y también a la relacionada con los jóvenes que será llevada en próximas días a la evaluación del Consejo de Ministros, la cual incluye un tratamiento diferenciado al tema de la vivienda.

Díaz-Canel indicó incluir estas propuestas de los expertos del CNI en la nueva Ley de la Vivienda que se prepara; y que se debata este asunto en los Consejos Técnicos Asesores del Ministerio de la Construcción y del Instituto Nacional de Ordenamiento Territorial y Urbano.

(ACN)