Cantar es parte del alma y mi vida, afirma vocalista camagüeyana

Total de Vistas 92 ,  3 Vistas hoy

Testigo del dolor y la angustia de la sufrida Haití cuando el terremoto de enero de 2010, que traspuso la tragedia, viajó con su grupo a minimizar el dolor. Cantar es una de las formas perfectas de irradiar esperanza y amor

Camagüey, Cuba, 25 dic.- Orgullo de ser cubana y la felicidad que siente por su labor como vocalista, expresó con brillos en los ojos la cantante camagüeyana Marina de los Ángeles Collazo Fernández, al intercambiar en un encuentro organizado por el Comité Provincial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), en la comarca de pastores y sombreros del Poeta Nacional de Cuba, Nicolás Guillén.

Marina, quien integra el Dúo Voces (junto a Teresita Romero), que recientemente ofreció un memorable  concierto por el Décimo Aniversario de su creación, dijo emocionada: Me siento feliz. Nunca pensé ser cantante. Estudiaba ingeniería y telecomunicaciones en Santiago de Cuba. Pero me fascinó la música y el baile. Entonces cambie mi rumbo y realizo una profesión que me fascina.

Encontró desde el 2012 en el Festival Bolero de Oro, un espacio para demostrar la valía de lo más bello de la música cubana.

A la también integrante del Coro Profesional de Camagüey y del grupo Desandann (una agrupación vocal creada en 1994), le encanta el teatro, (…) Cantar es parte del alma y mi vida. Evocar las melodías me hace sentir alegre y radiante.

Es una activa colaboradora de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), especialmente en la peña del bolero La Gloria eres tú, que auspicia la sección de música de la vanguardia artística agramontina.

Marina, graduada de canto en la Escuela de Superación Profesional de Camagüey, siempre esta sonriente, con amplio sentido del humor. «Sin sonrisa de mujer no hay gloria completa de hombre», escribió el Héroe Nacional de Cuba, José Martí.

 Sabe sobreponerse a las adversidades de la vida. Testigo del dolor y la angustia de la sufrida Haití cuando el terremoto de enero de 2010, que traspuso la tragedia, viajó con su grupo a  minimizar el dolor. Cantar es una de las formas perfectas de irradiar esperanza y amor.

En su entorno familiar y artístico transmite ese amor a la vida. «La abnegación de la mujer obliga al hombre a la virtud», afirmó Martí en abril de 1994 en el periódico Patria.

Marina de los Ángeles Collazo Fernández, defensora de lo más bello, transmitió un mensaje de amor y  esperanza, segura de que con la participación, esfuerzo, inteligencia y pasión de los cubanos transitaremos en 2023 por una etapa de avance y prosperidad.

Texto y fotos: Lázaro David Najarro Pujol/Colaborador