La emboscada de Pino Tres, una desagradable experiencia alertada por Fidel (+Fotos)

Total de Vistas 56 ,  1 Vistas hoy

Por María del Carmen Pontón Guillemí/Colaboradora

Septiembre, 2022.- La emboscada de Pino Tres es uno de los hechos más viles de las postrimerías de la guerra revolucionaria que encabezada por Fidel Castro Ruz se llevaba a cabo, sobre todo, por la cruel matanza de los prisioneros de guerra en esta acción.

En la madrugada del 27 de septiembre de 1958 en una pequeña encrucijada de caminos al sur de la provincia de Camagüey ocurre la emboscada de Pino Tres, catalogada por Fidel en aquel momento como: un duro golpe para la Columna No.11 Cándido González del Ejército Rebelde, en la zona sur de Camagüey, algo que pudo evitarse pues el único responsable de este revés fue el jefe de la tropa, el capitán Jaime Vega, quien viola todas las normas de seguridad e incumple las órdenes dadas antes de partir de la Sierra Maestra, el día 8 de septiembre.

Informado de los hechos, en una alocución por Radio Rebelde, el Comandante en Jefe Fidel Castro expresó:

«Lo sucedido en Camagüey es doblemente indignante y absurdo, primero porque todavía está fresca en la memoria de la ciudadanía los cientos de soldados que fueron devueltos a la Cruz Roja por los rebeldes sanos y salvos y segundo, porque están perdiendo la guerra; ¿qué sentido tiene el asesinato de rebeldes, lanzar contra las fuerzas armadas, harto desprestigiadas ya, una mancha de sangre que muchas veces recordará la historia como una vergüenza infinita para cualquier soldado que hoy vista el uniforme infame y deshonrado del que no puede llamarse jamás Ejército de la República”.

La emboscada de Pino Tres resulta una desagradable experiencia alertada por Fidel que demostró los principios que siempre rigieron en su actuar, cuando confirmó:

“Consideramos un deber del mando de nuestro ejército informar de cualquier vicisitud que pueda ocurrir a cualquiera de nuestras fuerzas en operaciones, por cuanto entendemos como norma moral y militar de nuestro Movimiento que no es correcto ocultar los reveses al pueblo ni a los combatientes”.