Paternidad responsable y vasectomía (+ Fotos)

Total de Vistas 41 ,  1 Vistas hoy

Noviembre, 2022.- ¿Sabías qué el tercer viernes de noviembre se conmemora un método anticonceptivo masculino seguro y eficaz que contribuye al control de la natalidad, promoviendo la paternidad responsable: el Día Mundial de la Vasectomía?

Esta efeméride tiene como finalidad promover la vasectomía como un método anticonceptivo alternativo, desmitificar las falsas creencias acerca de este procedimiento y reducir el número de embarazos no deseados. Se trata de involucrar a la población masculina en la planificación familiar y contribuir a la salud reproductiva.

La vasectomía es una técnica que, entre sus muchas ventajas, evidencia cómo los hombres pueden compartir su responsabilidad en la planificación familiar.

Es preciso romper, mediante la adecuada información, los mitos y tabúes que hoy son la principal causa de que tanto en Cuba como en Latinoamérica, la aceptación de la vasectomía aún sea baja en general.

Todavía persisten falsos roles de género, no solo en las parejas, sino en el propio personal de salud que debe recomendar el método, pues muchas veces se considera que no debe proponerse una vasectomía a una mujer que viene solicitando una esterilización quirúrgica, “porque su pareja no lo aceptaría”.

«A pesar de que la vasectomía es un método de contracepción masculina definitivo, mucho más inocuo y menos costoso que la esterilización femenina, esta última, -la llamada ligadura tubárica, de las trompas de la mujer- sigue siendo el método definitivo más practicado en los países de la región, incluida Cuba”.

La vasectomía es un proceder sencillo y seguro que consiste en la ligadura de los “conductos deferentes”, los cuales son los encargados de llevar los espermatozoides de los testículos a la uretra, para luego de ser eyaculados, puedan encontrarse con los óvulos de la mujer.

Luego de que se realiza, si bien los espermatozoides continúan produciéndose, el hecho es que al ser “ligados” los conductos deferentes, estos no tendrán el modo de vencer este obstáculo, por lo cual el organismo los reabsorbe y se autodestruyen.

Grandes mitos o “temores” sobre la vasectomía

1.La creencia de que cambia el semen o la eyaculación

La eyaculación mantiene las mismas características en cuanto al volumen y olor de su semen antes de la operación. La diferencia radica en que no contendrá espermatozoides.

Solo el cinco por ciento del semen contiene espermatozoides, proveniente de los testículos.

2.La idea de que la vasectomía afecta el deseo, la excitación, la erección, el orgasmo o la satisfacción sexual en la mayoría de las parejas

Por el contrario, usualmente al desaparecer el miedo al embarazo no deseado, las relaciones sexuales son mucho más placenteras. Además someterse a este método no implica trastorno alguno, ni a mediano, ni a largo plazo.

Este proceder, el cual toma entre 15 y 20 minutos desarrollar, consiste en una cirugía menor realizada con anestesia local, de modo ambulatorio, es decir, que no requiere hospitalización. Por lo general, se realiza a hombres en edad reproductiva de más de 35 años, los cuales tienen dos o más hijos, y que han decidido poner fin a su fertilidad.

Es posible valorar otras circunstancias o razones que justifiquen esta operación en hombres más jóvenes, con pareja estable, que ya han planificado todos los hijos que han deseado tener y quieren poner fin a su etapa reproductiva.

Entre estos motivos: el tener una pareja que no tolera los anticonceptivos habituales y pudiera acarrear algún riesgo preconcepcional (dígase asma, cardiopatía, hipertensión, diabetes), y cuya gestación constituya un riesgo para ella o para el futuro bebé. Además, cuando hay una enfermedad genética que pudieran transmitir a su descendencia.

Los hombres deben conocer que tras ser sometidos a este proceder, es posible reanudar las relaciones sexuales apenas cuatro o cinco días después, aunque protegidas (condón u otro método anticonceptivo), hasta tanto se le realice a la persona un estudio microscópico del semen, en un periodo estimado entre los tres o cuatro meses después de la cirugía, aproximadamente luego de unas 20 eyaculaciones, para corroborar que no existen espermatozoides en el semen.

La vasectomía no protege de infecciones de transmisión sexual.

Lograr que los objetivos generales de la planificación familiar sean menos elusivos, supone involucrar a los hombres, para acortar la brecha que hoy coloca más estrés y presión sobre las mujeres, para que estas soporten por sí mismas la carga de la anticoncepción. (Semlac)

Puede leer sobre este tema en…

🔗 Vasectomía: un método difícil de aceptar

🔗 Abogan expertos por un consenso sobre salud masculina