La salud mental como prioridad mundial

Total de Vistas 24 ,  1 Vistas hoy

Foto: Internet

La Habana, Cuba, 10 oct. – Hacer de la salud mental y el bienestar para todos una prioridad anima la celebración hoy del Día Mundial de la Salud Mental 2022.

Visibilizar el trastorno mental más grave presente en la sociedad y generar estrategias de apoyo a esas personas para sobrellevar su enfermedad o curarse definitivamente están entre los propósitos de la campaña.

Esta la impulsa cada año la Federación Mundial para la Salud Mental (WFMH, por sus siglas en inglés) desde 1982, bajo los auspicios de la Organización Mundial de la Salud.

Se trata de crear conciencia de la necesidad de esfuerzos mayores por diagnosticar y tratar trastornos de salud mental en edades tempranas, lo cual, además de reducir el costo financiero futuro, evita otros tipos de problemas, como el suicidio.

En la presentación del tema, elegido a través de una votación mundial entre partes interesadas y miembros de la Federación, la WFMH definió que el “mundo se tambalea por los efectos de la pandemia del coronavirus, las guerras, los desplazamientos y la emergencia climática…”, todos con consecuencias para el bienestar de los habitantes del planeta.

La pandemia de la COVID-19 demostró que muchos sistemas de salud están mal preparados para hacer frente a los problemas físicos y desafíos de salud mental que enfrentan sus poblaciones, apuntó la federación.

Las tasas de personas que experimentan ideas suicidas aumentan en todo el mundo, destacó el ente especializado y alertó que tanto las personas con experiencias vividas de salud mental, como sus familias y otras poblaciones, advierten que este no es un tema prioritario, de manera general, ni de los gobiernos ni de la sociedad.

El estigma y la discriminación constituyen una barrera para la inclusión y acceso a la atención adecuada, apuntó la WFMH y adelantó que existen cada vez más pruebas de que la prevención del fenómeno es posible.

Necesitamos, señaló entre otras acciones, trabajar con los gobiernos y otras partes interesadas para aplicar medidas preventivas universales, planes que reduzcan el riesgo de enfermedades mentales a través incluso de la promoción de la vida social y aplicación de políticas inclusivas.

Refirió, además, la importancia de apoyar el bienestar de la vida desde el embarazo, nacimiento, primera infancia, adolescencia temprana, desde edad adulta hasta la edad adulta mayor.

Por otra parte, un informe de Unicef llamó la atención en que más del 13 por ciento de los niños y adolescentes de 10 a 19 años padecen un trastorno mental, y destacó que la ansiedad y la depresión representan alrededor del 40 por ciento de los problemas de salud mental.

A ello debe sumarse, apuntó, el malestar psicosocial de niñas, niños y jóvenes que no alcanza el nivel de trastorno mental, pero que perturba su vida, su salud y sus expectativas de futuro.

Abusos sexuales, acoso escolar o ciberbullyng, las expectativas sobre el empleo o el cambio climático, las adicciones con o sin sustancia, la soledad no deseada, ser migrante o haber sobrevivido a un conflicto bélico están entre los factores de riesgo de la salud mental de niños, adolescentes y jóvenes, informó el Unicef.

(Prensa Latina)