Diez de Octubre: Jornada vital en la historia de Cuba (+ Fotos)

Total de Vistas 98 ,  1 Vistas hoy

Fotos: Internet

Octubre, 2022.- En la madrugada del 10 de octubre de 1868 la campana del ingenio La Demajagua replicó a arrebato y los esclavos coincidieron en la plazoleta con hombres libres, campesinos y gente de la ciudad. Oyeron juntos al dueño de la hacienda, Carlos Manuel de Céspedes, hablar de guerra contra España, de independencia, de Patria; pero lo que más entendieron aquellos hombres humildes fue que eran libres y podían participar o no en la gesta independentista, a la que se sumaron muchos.
Esta fecha quedó desde entonces marcada como el día en que inició un camino de luchas y conquistas que continúa hasta la actualidad por los valores y el aporte que hace en la formación de la identidad nacional.

SIGNIFICACIÓN HISTÓRICA

Jornada significativa para Cuba, medular a la hora de analizar, de poner en contexto el devenir de la Isla.

El Máster en Ciencias Fernando Manzo Alonso, profesor en la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte Loynaz, explica que diferentes acontecimientos internacionales influyen en la política cubana y en la mentalidad de los patriotas que toman las armas.
«Está el proceso independentista en Hispanoamérica, donde sólo Cuba y Puerto Rico permanecían bajo el yugo de España; en septiembre de 1868s, una fecha sumamente cercana al alzamiento, se produce en Puerto Rico el Grito de Lares. Hay, además, otros empujes con los cuales resultó evidente que solo la lucha armada era la vía para liberarse de la metrópoli.
El joven investigador precisa que existían factores que permitieron la maduración de la conciencia nacional sobre la libertad, «se vivía en condiciones económicas de opresión de ahí que la independencia y la abolición de la esclavitud estuvieran como las premisas fundamentaes al comenzar la gesta».
Refiere también: «La trascendencia va más allá del grito de independencia, la grandeza radica en aglutinar y, además, invitar a los esclavos a la guerra; radica allí un elemento táctico fundamental al constituir una fuerza considerable. Existió un elemento de progreso ideológico de los terratenientes criollos del ala más radical, entre ellos Carlos Manuel de Céspedes, de reconocer las condiciones de los negros para luchar mano a mano»
En la historia de Cuba encontramos un panteón de patriotas enlazados por elementos de principios, allí se aprecia continuidad al buscar siempre la independencia, la autonomía, la soberanía y la unidad en las diferentes etapas de lucha.

UNA JORNADA PARA LA CULTURA TODA

Entre el 10 y el 20 de octubre lo más autóctono del ser nacional sube a la escena, jornada única para festejar la cultura cubana, esa que llega a los teatros, las plazas o comunidades, que corre a raudales por la sociedad y que reverencia desde el arte las raíces.
«Iniciamos con diferentes propuestas en saludo al inicio de las gestas independentistas. La Jornada por el Día de la Cultura Cubana están dedicadas este año a los centenarios de El Indio Naborí y Carilda Oliver Labra, al aniversario 55 de la enseñanza artística en Camagüey y al medio siglo del Movimiento de la Nueva Trova y la Canción Política; fechas que durante todo el calendario motivaron encuentros y diálogos creativos», informó Tamira González Jiménez.
En tiempos complejos la cultura y tradiciones populares no se detienen, al contrario, evidencian cuanto pueden aportar a ese proceso de resistencia y continuidad que caracteriza a la nación, resaltó la directora provincial del sector en Camagüey.
«Hay un sinfín de actividades que vamos a realizar bajo condiciones excepcionales, siempre con la voluntad de todos los artistas e instituciones de que la llegue a toda persona que este dispuesto a consumirla», acotó.
Desde hoy y hasta el día 20 del actual mes de octubre la Jornada de la Cultura Cubana aúna en Camagüey todas las manifestaciones del arte, llega cargada de propuestas a los principales espacios de presentaciones, a los barrios, a los centros educativos y más.
Tiempo en el que se reafirma la riqueza identitaria de los agramontinos y continúa cimentándose el sentir cubano, ese que tuviera un impulso importante con el inicio de las luchas por la independencia.

EL ARTE DE ENSEÑAR EL PASADO

Rolando José Martínez se desempeña desde hace varios años como profesor de Historia, una materia que lo apasionó desde los tiempos como estudiante.
Hoy enseña en el Instituto Preuniversitario Álvaro Morell, de la Ciudad de los Tinajones, con el claro propósito de que los alumnos conozcan de donde vienen y tracen, con buenas bases, su mejor futuro.
«Siempre me gustó la historia y continuamente abogué por esa visión política», dice el educador graduado como Licenciado en Marxismo Leninismo.
«Enseño Historia porque en ella se evidencia la esencia de la cubanía, aprendes a amar más a la Patriac, te sirve en momentos como los actuales para explicar y hallar soluciones. Cuando enseñas con amor, pones sentimiento en lo que haces y comunicas los valores, las virtudes, lo legado por nuestros antepasados, logras que los estudiantes se motiven», confiesa el docente.

Varias estudiantes de duodécimo grado compartieron los criterios de la importancia de conocer la historia local, pues, aunque piensan en futuros profesionales diferentes, coinciden a la necesidad de saber del devenir de la nación.
Es importante conocer la historia del país porque sabes así los antecedentes de la nación.
• Ahora profundizamos en los sucesos del 10 de octubre de 1868.
• Fidel Castro dijo que aquel que no conociera su historia estaría obligado a revivirla. Nos corresponde a los jóvenes de hot mantener vigente la memoria de los héroes y mártires, quienes demostaron valores como el patriotismo, el internacionalismo y la valentía.

Yaneidis, Laura, Elizabeth

La Historia de Cuba no puede verse como una asignatura más del plan de estudio en los diferentes niveles de enseñanza, sino como el espacio para transmitir el devenir de la sociedad en que vivimos, la oportunidad de conocer las raíces, interpretar el tiempo que les tocó vivir y contribuir a visionar el futuro en el que cada uno deberá desempeñar un rol importante.

DIEZ DE OCTUBRE EN PRESENTE

«El camino de la Revolución, que es único, no ha sido fácil y hoy quienes tenemos la responsabilidad de impartir la Historia debemos enseñar todos los matices», asegura el profesor Fernando.
José Martí y Fidel Castro son dos grandes paradigmas a los que siempre habrá que volver. «Ellos son una muestra clara de esa línea de actuación, del pensamiento estratégico, ético, en el que situar a la mayoría por encima de las individuales resulta constante; porque enfrentamos muchos obstáculos externos e internos, pero salimos adelante desde el sentido de la unidad del pueblo».
¿Qué no puede faltar en el proceso de enseñanza de la Historia?
«Para volver a la historiav hay que hacerlo con miradas desprejuiciadas, partir desde el conocimiento para poder polemizar, aportar nuevas luces a los estudiantes; la historia no solo está en los libros por eso el profesor tiene que superarse, ser creativo y aportar elementos que den matices y mantener viva la materia.
Tenemos que acercarnos a los héroes, pero no desde el altar sagrado en el que están y merecen, sino como personas que vivieron y sufrieron, que se movieron acorde a las circunstancias del contexto. Hay que amar enseñar y disfrutar más cuando se trata de transmitir la herencia de los pueblos».
Fueron campanadas liberaderas las de aquel octubre, un momento desde el cual comenzó a mezclarse en el tejido de la identidad nacional el coraje, la valía de todos y el respeto a la dignidad humana.
Savia que con el decursar de los años también asumiría múltiples aportes de cada cubano que asumió como el mayor orgullo habitar en esta parte del Caribe.
Es entonces el 10 de Octubre fecha de inicios, de continuidad, de construcción colectiva; una jornada para no olvidar y mantener en presente los ideales de aquello precursores, también válidos en pleno siglo XXI.

Por Diosmel Galano Oliver/Radio Camagüey