Crisis de Octubre de 1962 en Camagüey

Total de Vistas 42 ,  1 Vistas hoy

Foto: José A. Cortiñas Friman

Por José Fernando Crespo Baró/Historiador

Octubre, 2022.- Decir Cuba, «Castro» y Revolución era demasiado desafiante para la administración yanqui de los 60. A la «revolución roja» había que destruirla. El pretexto para agredirla fue la instalación de los cohetes defensivos soviéticos en la Isla, en octubre de 1962.

El triunfo de la revolución y Camagüey

Significó un cambio total la revolución en Cuba de enero de 1959. Lo primero, la ruptura con la estructura del poder político batistiano. El desmontaje del aparato represivo y politiquero oportunista también se sumó. En Camagüey, buscando afianzar el poder revolucionario, fue efectuada una concentración popular en el Parque Finlay el 14 de abril de 1959, desde cuya tribuna se dirigió a los reunidos el comandante Ernesto “Che” Guevara, llamando al fortalecimiento de la unidad del pueblo y a bridarle su máximo apoyo a la triunfante Revolución. El acto pasó a la historia camagüeyana como la primera reafirmación del pueblo a la naciente Revolución.

Luego, el 1ro. de mayo de ese año, en el Día Internacional de los Trabajadores, miles de camagüeyanos y camagüeyanas se concentraron en el Parque Casino Campestre, frente al Auditórium. Allí, el comandante Camilo Cienfuegos llamó a defender la conquista revolucionaria, mantener la unidad popular y a respaldar las medidas instrumentadas por el Gobierno para desarrollar el país. Días después, el 17 de mayo, la provincia ratificaría la Primera Ley de Reforma Agraria, que significó un golpe a las fuerzas opositoras y conservadoras.

En medio de tan tensa coyuntura socio-política, la traición del jefe de la plaza militar de Camagüey llevaría al fortalecimiento de la unidad popular, patentizada en la combativa Marcha Combatiente protagonizada por el pueblo junto a Fidel y Camilo, para abortar la conjura. No conforme, la reacción interna se dio a la tarea de crear organizaciones contrarrevolucionarias que abogaran por la opción armada y violenta, como La Rosa Blanca, el 20 de Mayo y Acción Cubana Anticomunista. Por todo esto, entre 1961-1965, el bandidismo originó que cientos de camagüeyanos integrados a las Milicias Nacionales Revolucionarias (26/10/59) partieran a la Limpia del Escambray, a aniquilar esas agrupaciones alentadas y armadas por Estados Unidos.

La crisis de los cohetes y Camagüey

En el curso del proceso de estructuración política para la constitución de las Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI) y pasarse a la creación del Partido Unido de la Revolución Socialista (PURS), se llamó a la movilización de los camagüeyanos ante un posible ataque por parte de Estados Unidos. Esta amenaza obedeció a la instalación en Cuba de misiles nucleares de alcance intermedio por la dirigencia de la Unión Soviética (URSS), medida dispuesta en correspondencia con los acuerdos suscritos por los dos gobiernos, en el verano de 1962. Fue decisión legítima, garante de la capacidad defensiva del país, a la vez persuasiva ante los crecientes preparativos de invasión yanqui a la Mayor de las Antillas.

El 18 de octubre el Secretario de Defensa estadounidense R. McNamara comunicó al presidente J. F. Kennedy: «[…] las unidades de combate ya están listas con sus municiones para entrar en acción conjuntamente con la aviación bombardera el martes 23 de octubre». Según Kennedy, la cuarentena a Cuba se establecería a las 14 horas del 24 de octubre de 1962.  Lo que no supo Kennedy fue que las tropas regulares y los milicianos ya habían recibido la Alarma de Combate del Primer Ministro y Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz y ocupado, en nuestro territorio, sus puestos en Las Clavellinas, Santayana, finca Habana y en otros lugares. A la par, dos escuadrillas de aviones de combate MIG-15 pilotados por internacionalistas soviéticos, protegió el Aeropuerto “Ignacio Agramonte”. El puesto de mando de los internacionalistas soviéticos fue posicionado en la antigua hacienda Maraguán (Country Club). Entre otras medidas militares, fueron emplazados misiles antiaéreos S-75 en San Miguel del Bagá en Nuevitas y en la antigua finca El Peñón. Demás tropas soviéticas fueron ubicadas en los poblados Isabel Hortensia y Cabeza de Vaca. El «hospital de campaña» fue dispuesto en el edificio integrado a la capilla Siervas de María en el Reparto Garrido. Por su parte, el Estado Mayor de la Misión Militar Soviética, ocupó el chalet que perteneciera al acaudalado Dr. Germán Álvarez Fuentes, en el Reparto El Retiro.

Como se aprecia, de haberse producido el bombardeo nuclear yanqui, y ante la posibilidad de que uno de esos misiles calara las defensas antiaéreas soviético-cubanas, las cifras de víctimas civiles habrían sido elevadas, alrededor de los 200 mil habitantes del municipio. Pese al peligro, la inmensa mayoría de los camagüeyanos no desistieron de defender la patria y el socialismo, y menos dejaron de gritar: ¡Patrio o Muerte! ¡Venceremos! Y siempre será así.

Tomado del sitio web de la Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey (OHCC)