A una votación consciente del nuevo Código de las Familias (+ Fotos)

Total de Vistas 51 ,  1 Vistas hoy

Camagüey, Cuba, 19 sep.- El proyecto Código de las Familias, que se someterá a referéndum popular el domingo 25 de septiembre, constituye una legislación avanzada, de perspectivas y alcance extraordinario en la vida diaria de todos los cubanos. Tiene entre los objetivos contribuir a revolucionar el pensamiento de las personas.

Así expresó Jorge Santos Caballero, presidente de la sección de Literatura del Comité Provincial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) en Camagüey, durante una charla abierta y profunda, auspiciada por la vanguardia artística en el territorio.

En el intercambio con académicos y profesionales de la Universidad de las Artes en Camagüey, Santos Caballero opinó que con la aprobación o no del documento «no estamos votando por nuestra Revolución, sino por una Ley de las Ciencias Jurídicas».

Reiteró que el Código de las Familias contiene elementos jurídicos para beneficio de la sociedad que «comprende aspectos maravillosos», que reconoce la igualdad de todas las personas ante la ley, protege en el disfrute de los derechos, libertades y oportunidades, sin ninguna discriminación por cualquier condición o circunstancia personal que implique distinción lesiva a la dignidad humana, entre otros.

Santos señaló que, aunque difiere de algunos componentes que requiere su perfeccionamiento por su complejidad para su aplicación, en su conjunto el Código de las Familias «es justo y de avanzada».

Exhortó a los ciudadanos y ciudadanas a estudiarse profundamente el documento para que posean los elementos imprescindibles para una votación consciente de la nueva propuesta que tiene como antecedentes la Ley No.1289 del 14 de febrero de 1975, Código de Familia.

A la pregunta: ¿La ley debe responder, sociológicamente, a qué a la luz de nuestros días la familia cubana se fortalezca? Santos apreció que la familia se fortalece a partir de su espíritu y el sentido de unidad en el núcleo familiar. «Hay que verlo desde la génisis en la que se constituye la familia, el ejemplo personal (…) El afecto y el amor nacen en el seno familiar. El código busca que el afecto y el amor se mantenga y fortalezca (…) El código persigue una unidad familiar, para lo cual también es indispensable respetar costumbres y valores que se forman desde la casa, valores que no se inculcan…».

Por el balance positivo del documento, votaré Sí al Código de las Familias, reveló Santos.

Armando Pérez Padrón, vicepresidente del Comité Provincial de la UNEAC en Camagüey, opinó que el documento deviene proceso importante que se desarrolla en la actualidad en la nación para proponer un Código de las Familias de contenido humano.

Consideró que el derecho directo y secreto al sufragio debe contener como premisa fundamental el principio democrático. Es un texto que responde al mandato establecido en la Disposición Transitoria Decimoprimera de la Constitución de la República de Cuba, proclamada el 10 de abril de 2019.

Sergio Morales Vera, presidente de la filial territorial de la UNEAC, enfatizó en la responsabilidad de las familias en la formación de valores y en la educación de los hijos, sin minimizar el papel de la escuela.

El Código es una plataforma que legisla conductas determinadas que existen en la sociedad e insistió, también, en el papel de la vanguardia artística y profesionales para fortalecer y perfeccionar productos comunicativos y creativos a favor de un ser humano mejor.

Lo importante del Código de las Familias «es el beneficio que aporta a las personas y a la sociedad», enfatizó el presidente del Comité Provincial de la UNEAC en Camagüey, quien invitó a una votación consciente tras el estudio profundo del texto.

Otras de las intervenciones estuvieron relacionadas con la complejidad en la puesta en práctica de los contenidos del Código, lo que constituirá un reto para la sociedad y las familias.

Texto y fotos: Lázaro David Najarro Pujol/Colaborador